El aliado de Pablo Escobar que estuvo oculto por 30 años y que capturaron por un ‘lío de faldas’

Aunque hace más de un cuarto de siglo que Pablo Escobar, el otrora líder del cartel de Medellín, está muerto, su nombre sigue apareciendo de vez en cuando en la prensa por algún caso de tráfico de drogas o del crimen organizado.

Ahora fue debido a la captura de uno de sus ex aliados, el que fue capturado luego de estar 30 años en las sombras. Se trata de Luis del Río, alias “Señor T” o “El Tío”, quien era parte de los narcos “invisibles”, como denomina la Policía colombiana a los capos de la droga que han podido ocultar su identidad a pesar de los años.

Aunque logró burlar la autoridad por más de tres décadas, tiempo en el que incluso pocos conocían su rostro, el “Señor T”, cayó por un “lío de faldas”, luego que le quitara la esposa a su hijo, según señala Caracol.

Como venganza, su hijo decidió delatarlo entregando fotografías e información a las autoridades, quienes luego de dos años de investigación, logró dar con su paradero y mandarlo a prisión.

Luis del Río trabajó junto a Pablo Escobar pero la relación se rompió luego que “El Patrón” le secuestrara a una de sus hijas en venganza por la perdida de un cargamento de cocaína.

Tras el secuestro de su hija, el “Señor T”, se unió a los Pepes (Perseguidos por Pablo Escobar), un grupo paramilitar que se formó para dar captura y muerte al ex jefe del cartel de Medellín.

Tras la muerte de Escobar, del Río se alzó como el principal jefe de la Oficina de Envigado (antiguo territorio de “El Patrón”) y comenzó a traficar droga a los Estados Unidos, alcanzando las 10 toneladas al mes.

El “Señor T” se quedó con “La Fortaleza”, una antigua finca de Escobar y donde llevaba a la hija de su hijo, quien no soportó la traición de su padre y decidió entregarlo a la justicia. Su captura significa uno de los golpes más duros al narcotráfico en Colombia en años.

Foto: Wikpedia